A escasos 500m. del Real Monasterio de San Lorenzo se encuentra el local, retirado de la zona de tránsito más turística, donde tratamos de crear un ambiente sencillo y acogedor con el único propósito de no crear distracciones y que puedas disfrutar de un momento de diversión gastronómica.